La democracia y lo que hay que hacer.

Cuando a una persona medianamente razonable se le confronta con la situación real, sin maquillaje, en que está el gobierno y la economía, el sentido común probablemente prevalezca. Por lo menos, eso es lo que uno esperaría.

Ahora bien, cuando la situación se le plantea, no al individuo sino, al agregado político, el resultado generalmente es distinto. Generalmente, a pesar del sentido común, el proceso político impide que las decisiones más obvias sean tomadas e implementadas. Los adjetivos con que se matizan las medidas que carecen de apoyo popular es variada y numerosa. Se les denomina como: difíciles, antipáticas, duras, etcétera. En realidad se trata simplemente de medidas de responsabilidad fiscal. ¿Porqué?

Me temo que la respuesta nos lleva a pensar en las características del sistema de gobierno que hemos escogido. Nuestro gobierno refleja una organización republicana. Es decir, hay tres ramas de gobierno iguales en jerarquía pero con funciones distintas. Las tres se contrapesan para evitar por todos los medios que una de ellas se convierta en tirano. La distribución de poderes, los pesos y contrapesos que producen el deseado balance de poderes entre las ramas de gobierno y el proceso legislativo en sí, hacen muy difícil los procesos de decisión. En otras palabras, el gobierno democrático y republicano es ineficiente por diseño. Esa ineficiencia fue incorporada deliberadamente como garantía contra el surgimiento eventual de un tirano. La primera barrera contra la tiranía es la constitución. La ley que gobierna al gobierno y que retiene para el pueblo áreas de exclusiva competencia de los individuos en las que se le prohibe al gobierno intervenir.

El diseño de gobierno ha sido efectivo en servir como barrera contra la tendencia de los ejecutivos y legislativos a invadir las reservas de libertad que los ciudadanos se reservan para si. El precio de esa garantía es un gobierno incompetente en cuanto a la gestión económica. En ese ámbito la democracia no parece tener éxito.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economics, Policy and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply