Comentario a raíz de un Editorial

En la raíz de la mentalidad que predomina en el plano político se encuentra la receta que proveyó John Maynard Keynes como remedio a la recesión cíclica típica de las economías capitalistas. Esa receta consiste en estimular la demanda agregada por vía del gasto público. El resultante será, según la receta, el inicio de un proceso virtuoso en espiral que culminará con la elevación de los niveles de empleo e ingreso.

Esta receta Keynesiana se concibe teniendo lugar en el “corto” plazo. Un tiempo tan breve que no da para que el acervo de capital de la economía cambie. En este sistema el consumo es parte preponderante de la demanda agregada. La teoría de Keynes, traída de la psicología, establece que el consumo depende del ingreso. El ingreso es la variable clave en esta concepción.

Las familias sólo pueden consumir o no consumir. El ahorro se traduce en la teoría de Keynes como una reducción en la demanda agregada, por vía del consumo. El remedio que provee Keynes consiste en aumentar el gasto del gobierno. El gasto del gobierno incluye tanto gastos de consumo como de inversión. En cierto sentido, Keynes presenta el ahorro como una variable perniciosa. En la misma medida que el ahorro crece, el consumo disminuye
restando a la demanda agregada, al empleo y al ingreso.

Los gobiernos tienden a gastar. No saben ahorrar. Los políticos no quieren saber nada del ahorro. Para ellos lo que cuenta es el gasto que provocan y luego muestran a sus votantes como evidencia de sus ejecutorias. A ninguno se le ocurriría mostrar a sus electores cantidades no gastadas del presupuesto como logros de su gestión.

En resumen, si es necesaria una cultura que ayude a generar ahorros. Es además, necesario erradicar del sistema fiscal aquellas leyes y reglamentos que castigan el ahorro y premian el consumo. Pero, además, es necesario que los gobiernos permitan que los ahorros fluyan hacia inversiones productivas.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Economics, Policy and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply