Recaudos

Me causa ansiedad escuchar y leer las tonterías que dan como explicación de la baja captación que ha probado tener el impuesto sobre valor uso (IVU). Los funcionarios y los políticos ofrecen explicaciones de todos colores y formatos para hacernos entender que las expectativas de lo que generaría para el erario el IVU legislado durante el infame gobierno compartido no se dan.

¡Pues claro que no se dan! Se legisló para que no se dieran. La presión que ejerció el candidato derrotado Pedro Rosselló González sobre la Cámara de Representantes, presidida por el Speaker Aponte, introdujo todo tipo de exenciones y mantuvo la tasa del arbitrio a nivel insuficiente. Lo advertí yo y lo advirtieron otros. Pero la demagogia y la obsesión de otro ex gobernador, Romero Barceló, en contra de un impuesto al valor añadido, triunfó. Aquél triunfo, basado en la irracionalidad y el deseo de hacer daño al entonces gobernador Acevedo Vilá y en añadir otro factor que hiciera más parecido el sistema fiscal de Puerto Rico al de los Estados Unidos, nos condenó a lo que hoy es el fracaso del IVU.

Hoy las exenciones al IVU son mayores en número que las que existían con respecto al arbitrario que sustituyó. Recuerden que el gobierno de Puerto Rico mantenía una tarifa de importación disfrazada como arbitrio de consumo a los productos importados. Ese arbitrio se había convertido en una broma. Había exenciones rojas, verdes, anaranjadas, azules, amarillas y hasta color khaki.

Las exenciones introducidas por la legislatura al IVU lo han emasculado. De ahí que la captación estimada oficialmente sea, apenas, un 62 por ciento. Digo, eso dice el Departamento de Hacienda. Yo creo que es mucho menos.

Si el Estado desea sanear el presupuesto, tiene una solución ante si. Establecer un IVA sin exenciones. La tasa podrá ser relativamente baja. Se pignoraría la porción necesaria para cumplir con las obligaciones del servicio de la deuda de COFINA y el sobrante se comprometería con el Sistema de Retiro de los Empleados Públicos.

Es la solución más racional. ¡Me imagino que por eso es la menos probable!

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply