Incompetencia

El gobierno ha sido incapaz de regentear los activos reales y financiero del país. No hay lugar a dudas, la intromisión de los partidos políticos hace prácticamente imposible una buena gerencia pública. Menos aun, cuando se trata de agencias de gran tamaño y complejidad. La evidencia es clara y contundente. Lo hemos observado y lo hemos sufrido en una larga lista de ejemplos: la Corporación Azucarera, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, la compañía de teléfonos, la Navieras, los sistemas de retiro de los empleados públicos, la Autoridad de Carreteras, la Autoridad de los Puertos, el Fondo del Seguro del Estado, la CRUV, el sistema correccional de cárceles, … En fin, la lista no termina.

Hoy se produce nuevamente un debate entre la administración de turno y los que argumentan en contra de los acuerdos negociados con el consorcio que interesa administrar, por vía de una concesión, el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín (AILMM). Los argumentos contrarios se presentan en lenguaje técnico y supuestamente resultado de un análisis riguroso, frío y objetivo. Nada más lejos de la realidad.

En primer termino debe establecerse lo siguiente. El AILMM tiene ¨el potencial ¨ de ser un elemento importante de la economía de Puerto Rico sólo si se explota efectiva y eficientemente con el objetivo de competir en la industria mundial de viajes. Para ello es requisito indispensable realizar inversiones de gran cuantía en la reconstrucción, rehabilitación y conducción de sus operaciones. En manos del gobierno, esta pieza estratégica de infraestructura pierde su norte y se convierte en una organización que no sirve a sus clientes, sino a los burócratas y sindicatos que viven de ella. El desastre de los últimos 50 años es prueba irrefutable de esta verdad.

La irresponsabilidad del gobierno y la intromisión de los partidos políticos es endémica e insoslayable. Precisamente porque el ALMM es pieza estratégica de la riqueza del país es que no puede quedar en manos de una gerencia politizada e intervenida por intereses políticos. No solo se ha permitido que el ALMM se deteriore y a penas funcione, sino que la propia Autoridad de los Puertos que lo ¨posee ¨y los ¨administra ¨ se encuentra en quiebra técnica. ¿Cómo podemos pensar que una entidad insolvente tendría la capacidad de invertir el capital necesario, financiar esa inversión, establecer una verdadera estrategia de negocio que, por necesidad, iría en contra de los intereses gremiales y partidistas que la dominan?

Todo negocio puede ser objeto de criticas. Toda transacción pudo haberse estructurado de distintas formas. El mejor negocio es aquél que las partes acuerdan pensando que pudo haber sido mejor. Puede que el negocio acordado con el concesionario no sea en teoría el mejor que alguien puedo haber estructurado. Pero este es el que las partes han entendido que les es aceptable. El precio que se establece es el único que al concretarse podrá llamarse ¨precio de mercado ¨.

Aceptemos de una vez por todas que la oposición es de carácter ideológico. Por eso resulta irritante que se levante como crítica el que la transacción sea producto de una administración que supuestamente responde a una ¨ideología republicana ¨, cuando las críticas responden, a su vez, a otra ideología.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply