Valor Presente

En las pasadas semanas se ha hecho referencia en los medios
a un término importante en el campo de la valoración. Se trata del
“valor presente”. Las referencias al concepto se han hecho sin
explicación. Como si todo el mundo supiera exactamente de qué se
trata. Uno de los temas en el que se ha hecho uso de este concepto
se refiere al negocio que ha pactado el gobierno de Puerto Rico con
un consorcio privado para la gestión del Aeropuerto Internacional
Luis muñoz Marín. Otro tema ha sido el que se refiere a la
situación de insolvencia en que se encuentran los planes de
pensiones de los empleados del gobierno. ¿Qué es eso del “valor
presente”? Pues, de lo que se trata es tomar en cuenta que los
seres humanos valorizamos las cosas en el tiempo? Quizás esto se
explica por razón de nuestra mortalidad inevitable. En resumidas
cuentas, tendemos a darle un valor inferior, digamos a un dólar, si
lo tenemos ahora en nuestra mano, que si tenemos que esperar un año
para ello. De hecho, a los ganadores de la lotería se les permite
optar por recibir el premio gordo de un golpe y de inmediato, que a
través del tiempo mediante pagos periódicos. Claro, el pago
inmediato, ahora, conlleva un monto inferior, descontado, cuando se
compara con el valor nominal de la suma de los pagos periódicos que
se ofrecen como alternativa. Ello es así porque el gobierno ha
determinado que el “valor presente” de ambas alternativas es igual.
Noten que en el caso de la lotería el que determina la igualdad de
valor entre las alternativas de pago del premio (ahora vs. poco a
poco durante un tiempo) es el gobierno. Cuando se valora un
proyecto de inversión se calcula el valor presente del proyecto y
se compara con la inversión necesaria para que el mismo se
organice, se ejecute y genere los ingresos netos que, a través del
tiempo, permiten recuperar la inversión inicial y obtener un
rendimiento que compense por el riesgo asumido en el proyecto. La
suma de esos ingresos netos generan el valor nominal del proyecto.
Ahora bien, el flujo de ingresos esperados de un proyecto de
inversión se produce a través del tiempo. Por ello, los ingresos
esperados más temprano, aunque sean de igual valor nominal, son
mejor valorados que los que se esperan realizar a mayor tiempo. El
ajuste que realiza a los ingresos netos que se anticipan de un
proyecto de inversión para tomar en cuanta que se prefieren los que
ocurren más temprano que los que ocurrirán más tarde, se le llama
“descuento”. La suma de los ingresos esperados, menos los costos
anticipados en cada periodo, es el flujo de ingresos netos del
proyecto. Ese flujo ha de ser descontados de tal forma que mientras
más tardíos sean, menos valor se les asigna, es lo que llamamos
¨”valor presente”. El porcentaje que se le aplica en cada período
para realizar el ajuste al valor que refleja su lejanía en el
tiempo, se le denomina “tasa de descuento”. Noten que los tres
componentes clave de este proceso de valoración conllevan estimados
y expectativas. Una de las más importantes es cual será la “tasa de
descuento'”. Ese porcentaje de ajuste contiene elementos
psicológicos y subjetivos que hacen que difiera entre persona y
persona. Lo que estoy diciendo es que cuando leemos artículos de
prensa y escuchamos discusiones en las cuales se plantean
diferencias que tienen que ver con el valor de un proyecto, no
debemos olvidad que el cálculo de ese valor requiere varias
instancias en las cuales se incorporan elementos subjetivos,
supuestos con relación a lo que espera que suceda en el futuro y,
sobretodo, las circunstancias en que las partes realizan un
negocio. No es lo mismo vender una casa hoy que haberla vendido en
el 2004. Hoy probablemente tenga que aceptar un precio 40 por
ciento menor. Finalmente les dejo con las siguientes preguntas: 1)
¿Cuando se menciona el valor presente de aeropuerto LMM, qué tasa
de descuento se aplica y por quién? 2) ¿Qué supuestos se han
incorporado para determinar los ingresos brutos y los costos
futuros? Es válido plantear estas preguntas, tanto a los que
explican la decisión tomada por las partes, como a los que critican
el negocio pactado por el gobierno.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Economics and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply