La Agenda Inconclusa

El año bisiesto termina en menos de dos meses. Una nueva administración de gobierno se está coagulando. Luego de las elecciones decía yo en Facebook que en ocasiones se producirán batallas por los puestos del ejecutivo. Eventualmente se producirá una batalla por el más alto puesto del poder judicial. Con frecuencia, será difícil encontrar quién acepte puestos de gobierno. Como resultado inevitable, el gobernador entrante optará por segundos, terceros, y cuartos candidatos en las filas de preferencia.

La dificultad del proceso de reclutamiento será profunda cuando de ciertos puestos se trata. Uno de ellos es la presidencia del Banco Gubernamental de Gobierno. En este caso en particular el escogido tendrá que ser respetado por la comunidad financiera extendida. Es decir, requerirá un grado de confianza especial entre los que componen el mercado de capital al que acude el gobierno de Puerto Rico para financiarse. Más aun, el escogido tendrá que tener la estatura y respetabilidad necesaria para, cuando corresponda, decirle no al gobernador y sostenerse en su posición.

La agenda inconclusa requiere esa calidad de nombramiento. Basta pensar en algunos de las tareas por acometer y completar en cuanto a la economía:

1) Sanear los fondos de pensiones de los empleados públicos;
2) Eliminar el déficit estructural del gobierno central;
3) Mejorar la clasificación crediticia del gobierno y sus corporaciones públicas;
4) Reformar el sistema tributario en favor del ahorro, la inversión productiva y la producción;
5) Reformar la estructura legal que hoy día imprime una rigidez intolerable al mercado laboral;
6) Las prioridades que han regido sobre el gasto de gobierno durante los pasados cuarenta años se deben alterar radicalmente. Habrá que canalizar el gasto público hacia la reconstrucción de la plataforma de infraestructura para sostener un despegue suficientemente fuerte de la actividad productiva para que adquiera sustentabilidad propia;
7) Dar continuidad a programas y proyectos en curso sin importar que hayan sido iniciados por la administración saliente ni que hayan sido objetos de ataque durante la campaña electoral. De esta forma se ofrecerá una garantía necesaria al capital para que considere como opción arriesgarse en Puerto Rico.
8) La educación pública tendrá que ser re inventada a pesar de la férrea resistencia que es de esperarse de parte de sindicatos, uniones, asociaciones, y agrupaciones que han logrado acomodarse en un sistema disfuncional que no añade valor en proporción a lo que cuesta.

La lista de tareas por hacer que presento arriba no es exhaustiva. Pero más importante aun, todos las tareas han de acometerse para que la entrante administración pueda tener alguna oportunidad de éxito.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply