“There is no free luch!”

Todas las opciones de relación entre los EEUU y Puerto Rico tienen importantes implicaciones económicas para ambas partes. De hecho, tanto los partidos políticos como las facciones argumentan en términos económicos a favor de la opción que prefieren.

Los estadolibristas siempre han planteado los beneficios económicos del Estado Libre Asociado (ELA) como el argumento más importante para solicitar el apoyo electoral a su defensa. De hecho, su argumento ha sido planteado en términos de una relación en la cual el beneficio no conlleva coste alguno para los residentes de la isla. A esto le han llamado “el mejor de dos mundos”.

Los anexionistas, por otro lado, continuamente hacen cuentas galanas para vender su propuesta de anexión en función de los beneficios económicos. En particular mencionan que con la igualdad se eliminarán las diferencias que hoy rigen sobre los programas de medicaid, medicare y seguro social. La eliminación de esas diferencias y trato desigual para con los residentes de Puerto Rico, suman, según estimados recientes unos $30,000. Pues, image usted como reaccionan los residentes continentales. Además, ponen el grito en el cielo cuando se les explica que los residentes de la isla-estado no estaría en condiciones de hacer aportaciones significativas por vía de impuestos, dado el alto nivel de pobreza de su población y la reducida capacidad productiva de su economía. Una economía sostenida por un gobierno enorme, ineficiente, e inefectivo. Peor, al examinarse con mayor profundidad el estado de situación de Puerto Rico se hacen evidentes factores negativos adicionales que tienden a subrayar las limitaciones de su población y economía: 1) población envejecida y envejeciente; 2) acervo de capital productivo relativamente pequeño, desgastado y que da muestras de obsolescencia; 3) un entramado de legislación que imprime gran rigidez en el mercado laboral; 4) una población dependiente con características que indican que esa dependencia se prolongará por el resto de la vida útil de un gran porcentaje. Para colmar la copa, la población residente ha incurrido en deudas enormes que requerirán medidas muy dolorosas cuando se confronten.

Lo que sucede es que en la medida que una opción representa para los residentes de Puerto Rico beneficios superiores a los que se disfrutan en la actualidad, los residentes de los EEUU continentales lo han de interpretar como un coste adicional que conlleva una relación con Puerto Rico. El beneficio nuestro es el coste de ellos. A menos, claro está, que seamos los residentes de Puerto Rico los que sufraguen el beneficio. Pero, entonces, no habría ventaja que presentar al electorado en cuanto a un cambio en la situación actual.

Todos los cambios en el status conllevan coste para los residentes del continente. Lo tiene la independencia, lo tiene la anexión federativa, lo tiene todas las “mejoras” al status actual. En fin, de eso es que se trata. Así fue que se fundó EEUU.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economics, Politics and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply