El chantaje electoral

El 24 de octubre de 2012 colgué este comentario en mi página de Facebook.

En estas semanas cercanas a las elecciones generales y a un plebiscito de status sufriremos otra vez la injuria a la que ciertos sindicatos someten a la población. Lo hemos sufrido en el pasado de parte de la Federación de Maestros, de los camioneros, del sindicato de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, de asociaciones de empleados en la Universidad de Puerto Rico y la lista continua. Ahora lo llevará a cabo el sindicato más poderoso de la isla, v.gr., la UTIER.

La UTIER cuenta con el poder de hacer difícil la operación generatriz de energía electríca, sino de paralizarla si se lo propone. Puede, de hecho, paralizar gran parte de la economía del país. Aun sin poner en marcha un esfuerzo por paralizar el suplido eléctrico, con su retórica infunden incertidumbre y temor en los gerentes y en los trabajadores del sector privado y público. Lo hacen sabiendo que la energía eléctrica es el factor estratégico de la economía contemporánea. Lo hacen sabiendo que en el pasado administraciones de turno han intentado apaciguar este tipo de exigencia. Exigencia que se realiza con la mano sobre el obturador. No importa la condición económica de la AEE. Se exige en función de lo que se pueda exprimir del flujo de fondos de la corporación. De dónde saldrán los recursos no es asunto que le quite el sueño a los representantes laborales.

En esta ocasión la UTIER explica por voz de sus representantes que los aumentos en sueldo que exigen son viables porque la AEE los puede sufragar recurriendo a las reservas de depreciación. Es decir, que se sacrifiquen los recursos que han de financiar el mantenimiento y la reposición de planta para cubrir parte de la nómina. Estos son los mismos voceros laborales que recriminan a la gerencia por la insuficiencia del mantenimiento.

Esta misma actitud de fuerza y amenaza desplegó el sindicato de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados durante la gobernación de Sila María Calderón. Ese fue el detonante que llevó a su decapitación por corrupción.

Algo similar ocurrió durante la presidencia de Ronald Regan. Lo controladores de vuelo de los EEUU intentaron chanteajear al país. A ese presidente no le tembló el pulso. Destituyó a los huelguistas y sentó la pauta para de ahí en adelante.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Politics and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply