Superman y los empleos

¿Recuerdan ustedes cuando Clark Kent se metía en una cabina de teléfono y, a la velocidad de un bala, cambiaba su traje de reportero y salía en su atuendo de Superman?

Pues yo lo recuerdo muy bien. Y con esta obsesión que ha desatado el gobernador alrededor de la “creación de empleos” no ceso de pensar en Clark Kent. Con la prisa que llevaba la primera vez que se cambió en la cabina telefónica, se equivocó y se puso los pantalones azules antes que los calzoncillos rojos.

Lo mismo está pasando con los empleos. La demanda por el esfuerzo laboral resulta de la necesidad que impone la producción. Aquí no confrontamos el dilema de la gallina y el huevo. Sabemos que primero tiene que haber una necesidad de producción para que se produzca la necesidad por el trabajo. Una vez establecida la necesidad, las empresas calculan el costo que conlleva cada hora de tiempo laboral –incluyendo el salario, los beneficios marginales, el coste de la descontinuación del contrato de empleo y los tributos sobre la nómina que impone el gobierno. A la luz de ese cálculo, la empresa determina cuanto esfuerzo laboral requiere en función del volumen de producción que planea lanzar al mercado. La empresa consigue el monto de horas de esfuerzo laboral en el mercado de trabajo. En ese mercado se establece el salario.

Tratar de invertir el orden de estos procesos y empeñarse en “crear empleos” como fin mismo de la actividad económica nos llevará a ponernos los pantalones primero y los calzoncillos después.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economics, Politics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply