¿A quién le corresponde hacer el plan?

En días recientes se ha expresado repetidamente que es hora de producir un plan. Un plan dirigido a sacar a la economía de Puerto Rico de la crisis que confronta. Esta urgencia la han expresado colegas economistas y otros miembros de la comunidad. La más reciente expresión salió de la legislatura.

Ahora bien, ¿a quién corresponde producir un plan? Pues le corresponde al ejecutivo, al gobernador. Al que tendrá que actuar con el beneficio de la dirección que surgirá del plan. El plan que es un instrumento dirigido a guiar la acción. Es el que actuará a quien le corresponde elaborar el plan.

Pero no solo es el plan lo que habrá de requerirse. Será necesario que el ejecutivo conforme una estrategia que dé vertebración al plan. La estrategia es crucial. Consiste de un pronunciamiento conciso, comprimido, breve y claro. Un pronunciamiento que sirva de norte al plan. La configuración de la estrategia es la tarea más importante e ineludible del líder.

Luego de elaborado el plan, el ejecutivo será responsable de formular otros instrumentos de acción. Los mismos serán más enfocados y podrán ser delegados. Se trata de la elaboración de los programas. Los programas definirán los tiempos y momentos en que se organizará la actuación.

El proceso de elaboración del programa principal de gobierno deberá ser replicado en los niveles inferiores de la estructura gerencial. En el caso de un gobierno, a todos los niveles del ejecutivo.

Acá en Puerto Rico hemos formado un enredo alrededor de esta responsabilidad del ejecutivo. Se confunden los términos y los conceptos. Lo mismo se dice plan que estrategia. El concepto del “programa” se ha reducido a las quincallas de promesas que producen los partidos políticos para complacer segmentos del electorado y grupos de interés.

Tenemos un verdadero problema de vocabulario. Y no es un problema insignificante. De éste enredo lingüístico surge una confusión que se traduce en incoherencia. Incoherencia que los colegas economistas están pidiendo que se corrija en el plan que reclaman del ejecutivo.

Tenemos otro problema aun más profundo. Los políticos detestan la planificación. Los políticos funcionan en el corto plazo. Nadan en la improvisación como pez en el agua. Por eso no se trata de que el plan vigente sea bueno o malo. ¡Simplemente no existe!

Por otro lado, es conveniente recordar que nuestro sistema de gobierno funciona en una sociedad organizada alrededor de un sistema económico capitalista. A través del tiempo, la creciente intervención del gobierno ha producido una economía mixta. De hecho, el grado de intervención ha llegado a cotas consistentes con el socialismo de estado. Este brebaje de filosofías ha resultado en una mezcla de aceite y vinagre.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Planning and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply