¡Por su obra les conoceréis!

Yo conozco al pájaro por la pluma y al pato por la churretá. Esa expresión de pueblo nos dice que las acciones dicen más que las palabras. Los anuncios que a diario surgen del nuevo gobierno han ido conformando un patrón que permite identificar un denominador común. El denominador común que se hace evidente es el origen. El origen es sin duda alguna el aparato publicitario del gobierno. No hay duda. Se trata de presentar una catarata de supuestas iniciativas a las que se les bautiza con eslóganes para generar una especie de avivamiento general. Los bates para “crear empleos ahora”, los gritos de “somos grandes”, “abajo las banderas, arriba LA bandera”, “juntos podemos”, y tantos otros que se me confunden. Ya no sé si es la bandera o el bate lo que tengo que levantar y para qué.

Mientras tanto, el descomunal descalabro financiero del gobierno se confronta con medidas de probidad gerencial. Por ejemplo, los celulares y la “grasa” que se cortará por vía de contratos no renovados.

Pero, no es cuestión de economizar en celulares. Todas las medidas que se anuncian, aún si se cumplieran, juntas no resolvería nada. Claro, siempre se expresa la excepción con relación a que no habrá cesantías. Pero es que la agencia no es viable. Que el mejor curso de acción es su liquidación. Así de cruda es la realidad que confronta la Autoridad de los Puertos. Esa corporación pública no es viable. Insistir en mantenerla viva ha tenido el efecto de convertirla en una pesada potala que tiene el potencial de hundir al gobierno.

La situación financiera de la Autoridad de Energía Eléctrica no ha llegado al precipicio que implica no poder honrar el servicio de su deuda para con los tenedores de bonos. No obstante, se va acercando.

La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados se aproxima a toda velocidad a un situación donde los representantes de sus bonistas exijan la operación de la cláusula que la obligaría a elevar las tarifas para generar recursos que le permitan servir la deuda. No queda otra opción. Las tarifas habrá que elevarlas en 50 por ciento.

Los fondos de pensiones están insolventes. Ya los políticos no tendrán salida. Cualquier medida que tomen conllevará una reacción irracional y políticamente costosa.

A la Policiá estatal el gobierno le debe $400 millones. Por un período de diez años no le ha pagado. Ahora, la razón para no pagar es que es mucho dinero y no se cuenta con los recursos.

Nos llegó la hora. Igual que a Fausto, Puerto Rico le vendió su alma al diablo y ahora éste se presenta para reclamarla. No habrá publicista que pueda bregar.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Government and tagged . Bookmark the permalink.

One Response to ¡Por su obra les conoceréis!

  1. Pedro Perez says:

    Maybe the Chairman of the Fed (Ben Bernanke) can help us out? Or maybe Obama can sign a new bailout legislation package to salvage the struggling economy of Puerto Rico? Or maybe we can barrow just a little bit more . . .

    What a mess. Doesn’t the government understand that money is nothing more than a simple storage of value instrument. And that such value doesn’t come from publicists PowerPoint presentations, or catching phrases. It comes from the value proposition added to a product and/or a service that others want to trade for? How hard is that to understand?

    If people just focussed on creating value for customers (inside and outside the island), then the economy would start to function properly. In the meantime, they are running on borrowed time.

    Ay Bendito,

    Pedro Perez

Leave a Reply