El Talón de Aquíles

El Talón de Aquiles

Una facción del Partido Popular se ha unido a grupos de izquierda que levantan voces de oposición al arrendamiento del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín. Los argumentos que han blandido a través del tiempo han variado. Van desde un reclamo por la posesión de la pieza del patrimonio nacional que dicen proteger, hasta evaluaciones negativas del negocio pactado por el gobierno y el consorcio que ha ganado la buena pro en el proceso que llevó a su selección como gerente.

El talón de Aquiles de nuestra sociedad es la limitada capacidad gerencial que ha exhibido el sector público. El ejemplo que ofrece la corporación pública dueña del aeropuerto resulta iluminador. El estado de situación de la Autoridad de los Puertos (AP)refleja una condición de insolvencia que la ha colocado bajo sindicatura del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) y que le ha cerrado el mercado de capital. Todas las instalaciones administradas por la AP muestran abandono. En términos financieros, generan pérdidas operacionales cuando se incluye el servicio de la deuda en los cómputos (como debe hacerse).

La deuda acumulada por la AP rebasa los $1,000 millones. Las pérdidas operacionales se acumulan a razón de $50 millones por año. El BGF no tiene capacidad para rescatar a la AP. El fondo general del gobierno central confronta un déficit de más de $2,000 millones anuales. No le es posible al gobierno central un rescate de la AP. Un impago de la AP puede arrastrar al gobierno central al abismo de la degradación del crédito. Las consecuencias sobre la economía de Puerto Rico y sobre la sociedad en general son de magnitud catastrófica.

Los números son fáciles de comprender. No obstante, la oposición se aferra a estribillos y consignas que demuestran desprecio por la realidad y por las consecuencias que se ciernen sobre todos nosotros. Ningún argumento importa. A la evidencia responden con llamados a la resistencia y a la desobediencia civil. Todo esto apoyado por el liderato de la Camara de Representantes en franco desafío a la posición que (tímidamente, así hay que decirlo) ha asumido el gobernador.

Ni los grupos opositores de izquierda, ni la facción soberanista del Partido Popular presentan solución alternativa al arrendamiento pactado por el gobierno con el consorcio privado. Sólo se oponen. Pero se oponen sin presentar alternativas aceptables y creíbles. Creíbles por un mercado de capital que está a punto de tirarnos la puerta en las narices.

Ya hemos pasado por experiencias similares. El gobernador Hernández Colón intentó vender la compañía telefónica sólo para confrontar la oposición de una facción del partido en la legislatura. La transacción se frustró y el país perdió la oportunidad de vender la compañía a tiempo. Luego, el gobernador Rosselló prevaleció y pudo vender, pero en condiciones menos favorables.

¿Permitirá esta sociedad que algo similar ocurra nuevamente? Ese es el riesgo que existe ante la estrategia del gobernador García Padilla de dejar en manos de la Administración Federal de Aviación la decisión final. Si el gobernador está convencido que la palabra del gobierno está empeñada y, si por otro lado, no tiene una alternativa que salve del desastre financiero a la AP y al gobierno central, debe dejárselo saber a la AFA. El gobernador debe ejercer su liderato. El vacío lo está llenando un activismo malsano que emana de los sindicatos, intereses comerciales y que es magnificado por la Camara de Representantes.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economics, Politics and tagged , . Bookmark the permalink.

One Response to El Talón de Aquíles

  1. Olga Carrasco says:

    Completamente de acuerdo. El Gobernador debe expresarse y hablarle sin rodeos al pueblo para que este pueda entender la encrucijada a la que se enfrenta la AP, las opciones que tiene y las razones para apoyar la decision que tiene que tomar. Pero en su lugar, y ahi esta el problema, deja que distintas voces contrarias–que tienen derecho a expresarse– sean lo unico que que se escucha. De esa forma prevalece la incertidumbre, la confusion, y el que el pueblo no tenga los elementos de juicio que necesita para formar una opinion, porque ni siquiera conoce de boca del Gobernador su posicion. Esto abona a la confusion y desasosiego que prevalece en el pais.

Leave a Reply