El dínamo de nuestra economía

Algunos observadores comentaban hoy en sus programas de análisis político que se les hacía difícil entender cómo podía haber una percepción generalizada de pesimismo mientras las tiendas se veían colmadas de compradores. La explicación es evidente.

Por un lado, el gobierno continúa expandiendo la demanda agregada por vía del gasto público. El gasto público se financia en respuesta a: impuestos a individuos, corporaciones locales y foráneas, transferencias federales indirectas y un déficit de más de $2,200 millones. El déficit del gobierno central se ha convertido en un elemento central para mantener el nivel de demanda agregada. Añádase al estímulo deficitario el gasto financiado por vía de préstamo del gobierno central, gobiernos municipales y corporaciones públicas.

Por otro lado, el gasto de los consumidores se potencia por los ingresos devengados por el esfuerzo relativo a la producción, por vía de transferencias a las personas y por la actividad comercial subterránea.

El gasto estimulado por vía del déficit y préstamos continúa a niveles insostenibles. Los ingresos por vía de transferencias continúan creciendo. Las actividades de los sectores subterráneos de la economía han entrado en un auge muy intenso sostenido por enormes cantidades de importación, exportación y tráfico interno de drogas, armas y personas.

Es decir, que la economía de Puerto Rico ha compensado en gran medida la recesión de los sectores productivos con el crecimiento de las transferencias, que no se vinculan a la producción, y con los sectores criminales subterráneos. He aquí el dínamo de la economía del Puerto Rico contemporáneo. De ahí que a pesar de la crisis financiera del gobierno y de las familias que dependen de la actividad productiva legitima, el resto de la economía está desvinculado de la producción.

Nuestra economía se va tornando en un sistema que consume y destruye recursos, en vez de producirlos y acumularlos. La destrucción de recursos se agrava con la financiación de gastos corrientes por vía deficitaria. Ello constituye la destrucción contemporánea de recursos del futuros.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economics, Politics and tagged . Bookmark the permalink.

One Response to El dínamo de nuestra economía

  1. Edgar A. Morales Márquez says:

    Leo sus escritos y estoy seguro que usted es una minoría en este país. En PR, muchos economistas y en los medios se ha caído en la falacia que lo que importa es el consumo, que lo que importa es gastar el dinero que uno gane, o que el gobierno siga gastando el dinero de contribuyentes “para crear empleos”. En otra ocasión, Jay Fonseca estaba lamentándose que se haya malgastando fondos ARRA y que por eso no se crearon “empleos” como debía; es la misma doctrina keynesiana que dice que todo lo que importa es la demanda agregada.

    Se quejan de la falta de productividad del puertorriqueño, pero no aceptan que para cambiar esa actitud hay que cambiar la visión paternalista que tienen del gobierno; la alta regulación o red tape que controla el sector privado. La única variable que puede controlar el gobierno es el gasto público y eso es lo menos que quieren tocar los partidos políticos, especialmente por la clientela dentro de las estructuras gubernamentales que decide elecciones. ¿Quién no cuestiona que esa misma clientela fue la que derrotó a la pasada administración?

Leave a Reply