Aun no cuadra…

El gobierno comienza a ofrecer explicaciones parciales por voz de funcionarios para aclarar y explicar lo que no se entiende del discurso ofrecido por el gobernador a la legislatura.

Por ejemplo:

El presupuesto consolidado del gobierno se presupuestó en $29,000 millones.

El presupuesto de funcionamiento se presupuesta en $9,835.

El aumento en ingresos al fondo general por razón de nuevos impuestos se estima en $440 millones. A estos aumentos en impuestos el gobierno les aplica el eufemismo de “medidas”. Pero el aumento en gastos supera los $750 millones.

En total, el IVU se estima que contribuiría con $1,050 millones al fondo general.

No obstante, al día siguiente del discurso la prensa cita a los funcionario diciendo que el IVU contribuiría con $1,607 millones en el 2014. Las páginas 6 y 7 de El Nuevo Día ofrecen cifras inconsistentes. La tablita al pie de la página 5 nos dice que en el 2013 el IVU contribuye con $552 millones al fondo general. No se explica si esta cifra es bruta o neta de la porción destinada a COFINA. Es decir, al Fondo de Interés Apremiante pignorado para saldar la deuda extra constitucional. El reportaje explica que el presupuesto de funcionamiento aumenta en $750 millones. ($9,835 millones). Todo esto tendrá una explicación lógica. Puede que los períodos de tiempo estén mezclados, puede que haya errores tipográficos, puede que no se hayan estimado aun lo que cada medida genere por el lado de los ingresos. Se sabrá.

Lo que si está claro es que el presupuesto de funcionamiento aumenta en $750 millones. No se informa cuánto se destina a reducir el déficit operacional. No se informa cuánto se destina a ser transferido al fondo de pensiones.

Lo que si se expresa por el gobernador es que su filosofía descansa en la opinión de economistas laureados con el premio Nobel. La teoría que defiende es que “en época de recesión, el gobierno debe gastar más”. Con esa frase parece defender un presupuesto que no dedica el aumento en impuestos a conjurar el déficit, sino a una variedad de aumentos en gastos. El gobernador defiende el gasto del fondo general en función del estímulo que él entiende necesario para estimular la economía.

Es necesario aclarar ciertos puntos. El estímulo que genera el gobierno a la economía se produce por el gasto total (presupuesto consolidado) más los desembolsos relacionados con los presupuestos de mejoras capitales. No se reduce el gasto de operaciones del fondo general. Ese gasto, por mandato constitucional, no puede exceder las rentas proyectadas.

La política económica de intervención del gobierno para estabilizar la demanda agregada y el nivel de empleo se pone en marcha por dos vías: el gasto, neto de impuestos, y la política monetaria.

La política monetaria que rige en Puerto Rico la establece el banco central de los EEUU. La que nos queda es la política fiscal. El gasto deficitario está prohibido por la constitución. Queda entonces el estimulo que provee dos instrumentos: 1) el componente de transferencias federales, puesto que ese no tiene que estar balanceado en su totalidad por impuestos; 2) la inversión en mejoras capitales.

Las mejoras capitales tienen que ser financiadas. Cuando el gobierno ha agotado su capacidad financiera (que está limitada también por parámetros que surgen de la propia constitución) no puede recurrir al estímulo fiscal. Ese es el problema que tiene éste gobierno.

Además, defender este presupuesto recurriendo a economistas que predican la expansión del gasto es contradictorio. Es contradictorio porque éste presupuesto de funcionamiento constituye un aumento (necesario) en impuestos. Es decir, hace lo contrario de lo que predican los supuestos laureados con el Nobel.

El populismo llevó al ELA a agotar su capacidad financiera, tomando prestado para financiar el gasto operacional. Cosa que está prohibida por la constitución. Lo hizo por medio de medidas “de contabilidad creativa”. Por eso es que el crédito del gobierno está en precario. Por eso es que el populismo nos arrastra barranco abajo. Por eso es que le doy nota de “A” en el aspecto político y “F” en el aspecto económico al discurso del gobernador.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Economics, Politics and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply