¿Cómo se reactiva ésta economía?

Columna publicada hoy 14 de marzo de 2014 en la sección NEGOCIOS de EL Nuevo Día página 50.

He aquí la pregunta que ha desafiado a los gobiernos de Puerto Rico por los pasados ocho años. Todos los indicadores apuntan a que la economía se halla estancada. Empantanada en una condición que la contrae y le impide alcanzar la escala mínima necesaria para sostener el estándar de vida al que se había acostumbrado la población.

El gasto consolidado del gobierno sobrepasa los $26,000 millones anuales. No obstante, el efecto multiplicador no parece funcionar. El número de empleados no crece. Por el contrario, la fuerza laboral se ha contraído. La población residente ha menguado a razón de aproximadamente 100 personas por día. Los estimados censales apuntan a una pérdida de medio millón de personas. La inversión del gobierno ha desaparecido. La inversión del sector privado no alcanza ni para cubrir una parte pequeña de la depreciación del acervo de capital construido.

Los esfuerzos tradicionales con los que se estimulaba la inversión no generan resultados. Los incentivos no incentivan. Los puestos de trabajo se destruyen a un ritmo superior a los que se crean por el efecto natural de reemplazo. Todas las variables se refuerzan mutuamente y van en dirección de acelerar el proceso de contracción de la economía. ¿Cómo detener y cambiar la dirección de una espiral como la que se ha entronizado?

En otra época una ruta de acción hubiese consistido en aumentar el gasto público, especialmente la inversión, en varios múltiplos. Entonces, aun a pesar de la apertura de la economía de Puerto Rico, el efecto sobre la demanda agregada se reflejaría sobre la creación de puestos de trabajo. Las circunstancias prevalecientes no permiten ese curso de acción.

SECTOR PRIVADO. No hay capacidad financiera en el gobierno para generar el impulso. Por lo tanto, cualquier esfuerzo tendrá que ser iniciado y financiado por el sector privado.

Hasta ahora el sector privado ha estado maniatado por un gobierno que lo tolera pero realmente lo considera un cuasi-enemigo. Ello a pesar de que el gobierno sólo puede subsistir de la sangre del sector productivo. El gobierno dejó de ser productivo, si en algún momento lo fue, para convertirse en un sector parasitario.

Una reducción del tamaño del gobierno no es suficiente para lograr que la economía se reactive. Será indispensable que cualquier ahorro logrado al reducir la escala del sector público y su presupuesto de gastos se convierta en un aumento en inversión de capital productivo en el sector privado.

Todas las señales que envíe el gobierno y reciba el sector productivo deberán ser coherentes y consistentes en un nuevo objetivo que deberá ser perseguido sin tregua. Para ello será necesario cambiar radicalmente el sistema de impuestos que estrangula la economía en general y la clase media en particular. Como he abogado en innumerables ocasiones, el impuesto sobre ingresos sería abolido y sustituido por un impuesto sobre el consumo (preferiblemente un impuesto sobre el valor añadido). Los impuestos sobre inventarios y los cargos que hoy hacen de las transacciones un costoso laberinto de arbitrios, sellos y otros gravámenes, serán descartados. Los detalles de esta reestructuración del sistema de impuestos es larga y compleja. Pero lo importante resulta ser el principio y el objetivo que se busca. Se busca reducir el coste de capital luego de impuestos y el coste de las transacciones que tienen lugar en ésta economía.

PRODUCTIVIDAD: Es necesario elevar la productividad de la fuerza laboral. Una buena parte de la fuerza laboral de Puerto Rico está en el sector público. Se deberá comenzar un proceso de elevación de la productividad de esos empleados para facilitar su entrada al sector privado productivo. Para ello, se comenzará un proceso de elevación de conocimientos en todas las dependencias del gobierno. Para ello se dedicará un día por semana a estudiar materias que incluirán: lectura y escritura en español e inglés, matemáticas, elevación de destrezas en la utilización de sistemas computadorizados, principios de contabilidad y finanzas, ética y buenas prácticas alimenticias.

El gobierno resistirá la tentación y no escogerá las áreas industriales a ser impulsadas. Eso lo hace mejor el propio sector privado. La burocracia del gobierno ha demostrado sin lugar a dudas que incapaz de administrar las entidades públicas. No hay razón alguna para pensar que pueden hacerlo bien escogiendo y rechazando empresas privadas. No obstante, lo recursos disponibles para inversión desde el sector público, ya sea total o en sociedad con entes privados, se canalizará con altísima prioridad hacia la rehabilitación de la infraestructura de transportación, comunicaciones y, sobretodo, energía.

La economía de Puerto Rico no es viable dado el coste unitario de la energía que consume. El monopolio estatal que produce y distribuye la energía eléctrica deberá funcionar en un ambiente de competencia que le obligue a cambiar radical y rápidamente su cultura. Los proyectos para transportar gas deberán ser reconsiderados.

EDUCACIÓN. El sistema público de educación constituye un gran fracaso. Será indispensable rehacerlo alrededor de un nuevo concepto de sus unidades escolares. Las escuelas que por años ha administrado la Universidad de Puerto Rico son un ejemplo de la calidad que puede lograrse fuera de la esfera asfixiante del Departamento de Educación. En realidad, son “charter schools”. He ahí el ejemplo a seguir.

El titulo de este comentario “¿Cómo se reactiva ésta economía?” implica que la reactivación de la economía es realizable como resultado de iniciativas originadas desde el gobierno. Aquí confieso que tengo una gran preocupación. No estoy seguro de que nuestro gobierno tenga la capacidad necesaria para lograr ese objetivo.

Las razones son múltiples. En primer lugar, las magnitudes envueltas son verdaderamente portentosas. Por ejemplo, obligaciones financieras del gobierno que superan los $71,000 millones. Achicamiento absoluto de la economía, de la fuerza laboral y de la población residente. Una estructura de gobierno improductiva que responde a intereses propios de gremios de empleados y gerentes. Una profunda impericia y desconocimiento del funcionamiento básico de la economía. Una aceptación indolente de prioridades establecidas en los EEUU por el Congreso y por la burocracia federal, sin aquilatar las consecuencias de la ciega aplicación de programas a la economía y a la sociedad puertorriqueña. Aceptación de principios derivados de filosofías políticas desarrolladas en y para la sociedad norteamericana que gravita hacia la distribución, en detrimento de la producción.

RECUPERAR EL TIEMPO PERDIDO. Para volver a ganar el terreno perdido, la economía de Puerto Rico requiere un esfuerzo concentrado y sostenido de inversión que estimo alcanzaría los $10,000 millones anuales por un periodo de doce años. El sacrificio que tal esfuerzo implica será similar al que se requiere de una sociedad en guerra. La prioridad ha de ser la producción. Ello representa un cambio de gran magnitud para una sociedad acostumbrada a la distribución, no a la producción. Para ello será indispensable un liderato fuerte que goce de la confianza y lealtad de la inmensa mayoría de la población. Quizás éste sea el componente más difícil de configurar y aplicar. Nuestra sociedad está polarizada en términos políticos. Dividida en tribus partidistas con distintos grados de fanatismo que impiden la comunicación y el intercambio de ideas. La suspicacia y la desconfianza campean por su respeto y se imponen sobre las buenas intenciones que aun sobreviven entre miembros de todas las facciones.

En síntesis: no es cuestión de “reactivar” la economía. No, más bien se trata de “reconstruir” la plataforma de producción. Pensar que ello puede hacerse desde el gobierno, cuando el gobierno ha demostrado que es incapaz de regentearse a sí mismo, requiere una gran dosis de fe. El gobierno tendrá que reconocer esta realidad y permitir que los procesos se originen y se desarrollen con su apoyo, pero, desde el sector privado.

Elías R. Gutiérrez, Ph. D.
Sent from my iPad

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to ¿Cómo se reactiva ésta economía?

  1. Myrisa says:

    ¿Cómo llegó a la cifra de $10,000 millones por año?

  2. Dr. Elias Gutierrez:
    En Enero,2103 cuando AGP tomo el poder,se le escribio una carta de cinco pa-
    ginas de un Ingeniero Civil destrozado y desvastado por la debacle de la in-
    dustria de la construccion y se le hicieron las siguientes recomendaciones:
    1. La nomina del gobierno no debe ser mas del 40 o 45% del presupuesto ope-
    racional y deben ser 160,000 empleados($8,000,000,000 x .45/$2,000
    mensuales de salario gubernamental promedio). Tiene que deshacerse de
    70,000 empleados y se ahorrara $140M mensuales o $1.7B anuales en nomina.
    2. Si solo se reciben unas 900,000 planillas,eso quiere decir que hay 2.6M
    de habitantes que no trabajan,viven del gobierno,viven de la economia
    informal,son ninos,o son mayores de edad y retirados. Si descuenta 800,000
    personas mayores o retirados y 750,000 estudiantes y ninos le queda que
    hay 1.1M de personas inutiles que consumen recursos del pais y no aportan
    nada. Esa gente o se localiza y se les atesa o hay que emigrarlas del pais
    inmediatamente y esos dineros federales o locales redistribuirlos a los
    que trabajan y necesitan ayuda real para vivir y pagar sus cosas.
    3. P.R. tiene 52,000 apts. de Residenciales Publicos con 160,000 personas
    recibiendo toda clase de beneficios gratis como apts($500 por mes),luz y
    agua fija($150 por mes lo que no pagan real),Reforma Salud($100 por mes
    por persona,y Cupones($100 por persona por mes. Una familia de 4 recibe
    cerca de $1,500 o mas sin dar un tajo!
    Y hay 30,000 personas en lista de espera para apts en Vivienda Publica!

    Dr. Gutierrez, no podemos vivir en un pais asi y con el gobierno aumentando
    le impuestos a las personas y entidades que producen. Sacando gente del go-
    bierno y emigrando o poniendo a producir los inutiles,es la manera de ende-
    rezar las cosas inmediatamente y luego bregar con los detalles y ajustes.

    Saludos,

    Emilio J. Arsuaga,P.E.
    Ingeniero Civil Desplazado

Leave a Reply