La deuda y el populismo

Bajo la firma de Antonio Gómez, Primera Hora publica hoy una nota que reseña la propuesta que en estos días ha lanzado el ex gobernador Anibal Acevedo Vilá. El elemento más novedoso de su propuesta consiste en proponer que el gobierno de los EEUU acepte un negocio por vía del cual compraría la deuda del ELA y sus corporaciones públicas. A cambio, se limitaría el monto de los ajustes periódicos de ciertas transferencias federales que recibe el gobierno estatal. El ex gobernador Romero Barceló ha hecho un planteamiento parecido. Reacciono aquí haciendo referencia limitada a ciertos aspectos de lo que plantea el ex gobernador Acevedo Vilá.

Elías.jpg
La economía de Puerto Rico no es viable hoy día. Puede serlo. Pero hoy día no lo es. La ¨solución¨ que presentan tanto Anibal, como el ex gobernador Carlos Romero Barceló, consiste en que el gobierno federal compre la deuda del ELA y sus corporaciones porque el gobierno no podrá pagarla.
Los que plantean esta escapada al problema evitan mencionar lo único que resolvería el problema. Es decir, la producción. El concepto de la producción está ausente del pensamiento de las generaciones que convivimos este momento histórico en Puerto Rico. Pero es la solución obvia al problema que confrontamos.
Como todo se ve en función del gobierno, y el gobierno no produce, pues la actividad de la producción, el añadir valor, no se considera como opción. Y no lo es, mientras el gobierno absorba los recursos y pretenda funcionar a base del crédito que ya no tiene. Si se pretende continuar con el patrón y la cuantía de gastos que nos ha llevado a la bancarrota, no se podrá pagar la deuda. ¡Claro que no! Es necesario un cambio radical en la composición del gasto y en el tamaño de gobierno. Esa verdad es anatema para los partidos y para los políticos. Cuando se descarta, solo queda una salida, v.gr., que otro pague.
Supongamos que el gobierno federal compra la deuda de del ELA y sus corporaciones. Lo más probable es que, en cuestión de unos pocos años, el gobierno de Puerto Rico se haya endeudado otra vez y más allá de los limites impuestos por la prudencia. Lo hará porque es lo único que sabe hacer.
Ahora todos hablan de ¨desarrollo económico¨. Nadie sabe lo que es eso. Antes hablaban de ¨crecimiento¨. Lo que les gusta del crecimiento es que piensan que ¨su pedazo¨ será más grande. No piensan en que para crecer hay que invertir. No quieren entender que el empleo es resultado y no causa del crecimiento. Se olvidan que puede haber crecimiento sin desarrollo. Pretende que el sistema de generación de energía eléctrica utilice gas natural, pero no están dispuestos a apoyar que se construyan los gasoductos indispensables para llevarlo a las plantas generatrices.
La postura que asume el ex gobernador Acevedo es esencialmente populista y fantasiosa. Ello porque no tiene factibilidad política. Pero es, además, dañina. Produce una imagen de Puerto Rico que no conduce a mejorar nuestra reputación en los mercados de capital. Por el contrario, nos coloca en las cercanías del gobierno de la Argentina.
A todo esto, habrá que preguntarle a Anibal y a Carlos si pretenderán que el gobierno federal compre además las obligaciones que emanan de los sistemas de pensiones del gobierno. De eso nadie habla.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply