Demolición

La facción soberanista del Partido Popular Democrático (PPD) continúa empeñada en una gestión de demolición de los instrumentos que en su origen permitieron el despegue de la economía y la creación de la clase media en Puerto Rico. El último intento conocido consiste en la radicación de sendos proyectos de ley en Cámara y Senado. Los mismos van dirigidos a imponer tributos a los intereses devengados por bonos emitidos por las corporaciones públicas del Estado Libre Asociado (ELA).
 
Previamente, tres representantes habían radicado un proyecto para someter a consulta popular una revisión de la constitución del ELA. El objetivo consiste en alterar el orden de prioridades en el pago de obligaciones de forma que el servicio de la deuda quede desplazado del primer lugar que garantiza la Sección VI de la carta magna.
 
El contingente soberanista del PPD que incluye a los alcaldes de San Juan, Carolina, Caguas y Mayagüez ofrece resistencia a la iniciativa de transformación del sistema tributario para asignar un mayor peso a un impuesto al consumo más eficiente que el vigente. Los soberanistas abrazan como solución a la inminente insolvencia de las corporaciones públicas y la del mismo gobierno central, una supuesta reestructuración de la deuda. Un eufemismo que significa la modificación unilateral de los términos bajo los que el ELA tomó prestado. Nada dicen sobre la viabilidad jurídica de tal acción. Menos aún se refieren a las consecuencias previsibles, ni a los efectos colaterales, de tal acción aún cuando pudiera ser factible. Tampoco hacen referencia al coste de tan trascendente paso. Su recomendación constituye un salto al vacío. Una jugada en la que se apuesta a que, por lo audaz e inaudito, le tiemblen las rodillas a los tenedores de la deuda de país.
La ¨alternativas¨ propuestas por la facción soberanista han sido escuchadas por el mercado de capital. La reacción ha sido de esperarse. La percepción prevaleciente es   que el gobierno de Puerto Rico no es de fiar. Por lo tanto, aun las fuentes que están dispuestas a invertir bajo condiciones de grado especulativo, ha puesto el pie en el freno. La emisión de $2,900 millones que el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) ha tratado de colocar en el mercado se ha topado con un barrera de desconfianza. Esta se reflejará en una reducción en la demanda potencial por deuda del ELA, intereses más altos, descuentos más profundos y garantías adicionales. Todo ello, si al final se logra colocar la deuda con la que el BGF cuenta para funcionar y viabilizar la operación del gobierno.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Government, Politics, Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to Demolición

  1. Alex Vallecillo says:

    Si es “un salto al vacio”.

Leave a Reply