Ganadores y Perdedores

La demagogia y la ignorancia se juntan para nublar el pensamiento. Algunas frases se hacen populares y la gente las repite como si fueran verdades irrefutables. Por ejemplo, se dice que los únicos que ganan con la aprobación del proyecto de ley que da fuerza al pre acuerdo entre los acreedores y la Autoridad de Energía Eléctrica son los “bonistas”. Falso. 
En primer lugar, los “bonistas” constituyen una de varias categoría de acreedores. También hay bancos que han financiado la adquisición de combustible. Hay empresas de seguros que han garantizado una buena parte de la deuda con el fin de reducir el coste promedio de emisiones de bonos hechas en el pasado por la AEE. Hay tenedores de bonos que los adquirieron al emitirse. Otros tenedores han adquirido sus bonos en el mercado secundario durante años.

Con el pre acuerdo, los bonistas perderán 15 por ciento del principal de sus bonos y una buena parte de los intereses que pagan los bonos. Tendrán, además, que esperar a que concluya un período de moratoria para volver a recibir un rendimiento menguado por los intereses reducidos de sus bonos. Queda por verse si la deuda asegurada que sufra recorte de principal e intereses tendrá que ser cubierta por las tres aseguradoras que la garantizaron.

Los trabajadores no han sido incluidos en el proyecto de ley aprobado por el Senado y ahora atorado en la Cámara de Representantes. Probablemente sean excluidos por la Cámara. Los consumidores serán los que más ganen si el acuerdo se finiquita. Por ejemplo, se asegura el flujo de energía eléctrica. Se mantiene la injerencia de la nueva agencia reglamentadora que aprobará finalmente la tarifa que aplica al cálculo de los precios de energía eléctrica.

No pueden dejarse fuera los abogados y consultores que ha sido menester contratar para llenar el vacío de los incompetentes que durante décadas no supieron administrar a la AEE. Lejos de tratarla como un patrimonio nacional, la trataron como un botín de guerra y se la turnaron en su periódico ultraje cada cuatro años. 

De hecho, los “bonistas” son los que sufren la mayor parte del ajuste producido por el preacuerdo negociado por Alix Partners y ahora convertido en proyecto de ley. Podría decirse que, lejos de ser los únicos que ganan del acuerdo, son los únicos que pierden. Los gerentes y los políticos, individuales y agrupados en partidos, que produjeron el desastre de esta entidad pública quedarán impunes e incógnitos. Y todavía algunos de los que participaron de la violación aconsejan renegar de lo negociado y forzar un procedimiento judicial donde esperan lograr que los bonistas pierdan más. Y aquí es donde la irresponsabilidad se junta con la ignorancia.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply