El Día Después

Asombro, perplejidad, vergüenza e indignación: son los sentimientos que me atormentan al escuchar a los funcionarios del gobierno de Puerto Rico y a los políticos, electos y aspirantes, pontificar y ofrecer el resultado de su “spin” a la ruina en que han sumido al gobierno y al país. De todos, lo que más hiere son las expresiones del gobernador. Su demagogia no tiene límites. Las medias verdades, el “double talk” producto de su “double think”, resulta ser insufrible. ¿En qué situación se encuentra el gobierno de Puerto Rico? Pues, veamos.
Sabemos que el gobierno está en la bancarrota. No tenemos un cuadro preciso de la profundidad y amplitud de esa condición porque el gobierno ha escondido los estados financieros certificados (“auditados”) que reclamó insistentemente el Congreso hasta la hora misma en que se votó por el proyecto de ley que terminó con el gobierno autónomo de la isla. No obstante, los síntomas e indicadores son claros. La irresponsabilidad ha devastado la riqueza del país. La población de clase media ha sido arrebatada de sus ahorros. Gran parte de ese caudal de ahorros estaba destinado a sufragar parcialmente años de jubilación. No era un fondo de especulación. El gobierno se ha incautado una buena parte de la riqueza privada tomándola prestada aduciendo a la garantía constitucional que la protegía. Otra buena parte la ha tomado a “préstamo” a sus suplidores al no pagar por bienes y servicios entregados de buena fe y pactados por vía de contratos que ahora se ven menoscabados. Prestamos a punta de pistola.

Para realizar este despojo, el gobierno utilizó a su propio banco y agente fiscal en un esquema que desvió fondos públicos bajo promesas de pago que los funcionarios sabían ser falsas. El gobierno dio la vuelta a las limitaciones cautelares de la Constitución creando corporaciones públicas cuyo único fin ha sido tomar prestado para financiar excesos del gasto que sobrepasaban las rentas del Estado. Las magnitudes son portentosas. Los activos del Banco Gubernamental de Fomento correspondientes a préstamos de agencias públicas incluyen más de $4,000 millones que ahora, por ley, 40 por ciento se echa a perdidas y se borra de las cuentas del banco. El resto de los balances se retienen en los libros sabiendo que no se pagará nunca. Esto lo hace nada menos que el “agente fiscal” del gobierno.

Políticos que dieron la impresión de que realizaría el sacrificio supremo en protesta por la imposición de una superestructura de gobierno encarnada en un junta de control o supervisión fiscal, hoy le dan al bienvenida y se cantan hábiles para “trabajar” con ella. No importa que hasta hace unas pocas horas calificaran de vejamen imperial la imposición del organismo colonial que habían condenado hace unos días en la Organización de Naciones Unidas.

En resumidas cuentas, el gobierno descalificado del territorio no incorporado ha logrado mantener las operaciones a la escala actual utilizando los recursos originalmente destinados a los pagos de principal e intereses de la deuda pública. Ahora el gobernador reclama haber salvada al país de sus acreedores. De los “buitres” que amenazaban con desatar una crisis humanitaria con tal de hacer cumplir a gobierno con los compromisos contraídos. El gobernador obvia, por supuesto, hacer referencia a que el 20 por ciento de la deuda está en manos de residentes de Puerto Rico. Se estima que ese grupo de “bonistas” alcanza la cifra de 60,000 personas.  

El Partido Popular Democrático creó la clase media. Ese logro fue resultado de la industrialización y la urbanización de Puerto Rico. La pobreza del país obligó a utilizar ahorros externos para crear la plataforma sobre la cual se produjo la industrialización y urbanización de la isla. La quiebra del gobierno y el estancamiento de la economía han atestado un golpe mortal a la clase media.

En la raíz de esta dinámica se encuentra un sistema partidocrático alimentado por una filosofía de gobierno paternalista que ha producido una sociedad dependiente. En ese ambiente, la distribución alcanzó el pináculo de las prioridades. La distribución aun en ausencia de la producción. Los partidos abandonaron la producción como misión y propósito de la economía. El gobierno se convirtió en la primera y predominante “industria”, se tornó en empleador principal, se transformó en un modo de vida. 

El gobierno creció y sobrepasó sus limites. Llegó al límite y perdió su viabilidad. 

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economics. Bookmark the permalink.

3 Responses to El Día Después

  1. Emilio J. Arsuaga says:

    Dr. Gutierrez, you are correct in all your comments and opinions about the current fiscal crisis in Puerto and the conduct and behavior of all governments and poli ticians in Puerto Rico that have been ne gligent in their duties and obligations.
    God, and between Spain and other nations that could have occupied the island, elec ted USA to occupy this island in 1898 and had a plan for “The Island of the Lamb of God so that it would be protected and as sisted permanently.
    Thanks to God Almighty, we now can have necessary help and guidance after making so many mistakes. God’s compassion, mercy, and eternal love for unsaved crea- tures and for his chidren is once again de monstrated.
    Two thousand years ago, “God so loved the world that HE sent His only begotten Son Jesus to come and die in the Cross of Calvary so that whomever and whoever believed in HIM would receive Salvation of his/her soul and have eternal life in hea ven.”
    I sincerely hope that this coming expe fience with this PROMESA Board will al low millions of unsaved souls to reconcile with their Creator through Jesus and take advantage of God’s mercy. It can be the last one for PR, before Jesus returns!
    GBY
    Emilio J. Arsuaga, P.E.

  2. Alex Vallecillo says:

    The Government of Puerto Rico has failed. The unincorporated territory ‘s government disqualified
    itself by dedicating itself to distributing resources rather than producing new ones.But will it learn from its previous mistakes?

  3. Emilio J. Arsuaga says:

    The governments of PR, the citizens of PR, and the USA have all failed! Psalm 127 says: ” If God does not build and edifies your house(nation), in vain work all who build”.
    More shame is coming if man does not reconcile with his/her Creator soon!

Leave a Reply