Cambio de Reglas

El gobierno federal ha cambiado las reglas que condicionan el riesgo que conlleva invertir en el mercado exento de bonos municipales. Como resultado, se percibe una prima de riesgo mayor, y por lo tanto, un coste de capital más alto. 
Las puertas del mercado de capital están cerradas para Puerto Rico. Si eventualmente abren, las condiciones no serán las mismas que antes conocimos. El coste de capital será mayor. Ello se reflejará en las garantías exigidas, la colateral será más valiosa, el precio de los instrumentos en el mercado secundario será más bajo. Las leyes de la oferta y la demanda serán implacables.
Nos llega información que indica que el pulseo político no cesa. Aún no se ha nombrado Junta de Supervisión y Control Fiscal. No obstante, la administración del presidente Obama continúa empeñada en lograr cambios en el estatuto llamado PROMESA. Especialmente se busca enmendar la forma en que se nombran los miembros de la Junta. Ello para tener mayoría ideológica en el nuevo organismo. La estrategia puesta en marcha por el Departamento del Tesoro busca dilatar el proceso con la esperanza de que el resultado electoral de noviembre devuelva la mayoría a los demócratas en el Congreso. Por vía de PROMESA, la tesorería busca volver a cambiar las reglas en el mercado de capital. Una gran derrota del partido Republicano, provocada por la candidatura de Donald Trump, comienza a perfilarse como una posibilidad en el horizonte. 

El objetivo de la tesorería consiste en lograr mayoría demócrata en la Junta para que altere el orden de prelación de pagos en la deuda municipal. La tesorería busca dar prioridad a las pensiones sobre los bonos. Esta prelación va a contrapelo con lo establecido en muchas constituciones estatales, incluido Puerto Rico. Esto ya ocurrió en Detroit. Tanto Illinois como Nueva Jersey buscan lo mismo. Esto explica el poco usual interés de los políticos de esos estados por el caso de Puerto Rico. Resulta obvio que el Partido Popular Democrático anda por las mismas, sin decirlo con claridad. El doble discurso sigue siendo su idioma predilecto.

Lo único que puede extraer la economía de Puerto Rico de la trampa en que se encuentra sería un esfuerzo colosal de inversión sostenido por un tiempo no menor de doce años. En la medida que el coste de capital se mantenga fuera de nuestro alcance continuaremos empobreciendo. Los cambios en las reglas que continúan impulsando los políticos sólo aseguran el peor de los escenarios.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Government. Bookmark the permalink.

2 Responses to Cambio de Reglas

  1. Alex Vallecillo says:

    Agree with what is stated here by Dr. Elias Gutierrez. Promesa will impact the municipal bond market in many ways at first glance not considered by politicians who enacted it. They are surely
    planning to do a Detroit with P.R. to benefit political interests solely.Rights of bondholders will
    be violated and subordinated to other interests.

  2. José F. González Pabón says:

    Dos puntos:
    Coincidimos en que el acceso al capital resultará más caro y los riesgos cobrarán relieve primario y en que todo indica un curso futuro progresivo e insidioso de empobrecimiento;
    No coincidimos en lo referente al órden de prelación. Creo que colocar las pensiones por encima y en prioridad de pago sobre el resto las deudas es no solo lo correcto, es lo justo;
    Y me luce que el cambio de reglas era de esperarse y continuará para beneficio no solo de PR sino de los otros estados endeudados que están en fila para la bancarrota.

Leave a Reply