“Impagable”

Desde que los ideólogos y los demagogos comenzaron a corear que la “…deuda es impagable” advertí por todos los medios a mi disposición sobre la falsedad de tal aseveración. Lo que es impagable, explicaba yo, es el gobierno que han creado los partidos políticos en esta isla. 

Hoy se anuncia que la Universidad de Puerto Rico (UPR) ha sido demandada por su propio fideicomisario, el US Bank, encargado de velar por los ingresos pignorados para el servicio de la deuda de la universidad del Estado. Una buena parte de los bonos emitidos por la UPR generaron recursos para refinanciar deuda vieja y financiar deuda nueva. El pago de esa deuda está garantizado por los ingresos que la institución recibe por el pago de matrícula. 

 El US Bank advierte en la demanda incoada ayer en el tribunal federal que los ingresos de matricula han sido desviados para otros propósitos. Es obvio que la UPR ha seguido órdenes provenientes del gobernador para incumplir con sus obligaciones. El gobernador ha puesto en marcha una estrategia, a mi juicio equivocada, dañina, contraproducente y reveladora del curso nefasto que ha tomado el gobierno de Puerto Rico en lo que se refiera al manejo de las finanzas públicas.

Mediante una frase que esconde la realidad de la situación fiscal, el gobierno pretende mantener el gasto al ritmo previo a la crisis pagándolo con los recursos destinados al cumplimiento de las obligaciones del Estado y sus dependencias. A esa irresponsabilidad los políticos del partido de gobierno y otros oportunistas periferales, le llaman “poner la gente primero” y “garantizar los servicios esenciales”.

El discurso político es poco menos que pura basofia. El gobierno ha violado y echado a un lado la ley que le gobierna, v.gr., la Constitución. Esa ley, mediante la cual nosotros, el pueblo, limitamos al gobierno para evitar que se convirtiera en tirano, hoy no es más que un estatuto federal. La destrucción ha sido posible por el ataque del propio gobierno de Puerto Rico y por la acción congresional solicitada por el Presidente de los EEUU.

Hoy Puerto Rico enfrenta una realidad tenebrosa. Un futuro de limitaciones y vergüenza está esperando a la vuelta de la esquina. El gobierno en su totalidad perdió el respeto de los mercados de capital. La palabra que antes fue garantía, hoy no vale el papel en que se escribe. La falta de entendimiento general y particular nos ha llevado a perder el crédito. La costumbre de los partidos, y la ausencia de liderato y conocimiento, impiden que se corrija el rumbo. El país continúa escuchando propuestas que no son otra cosa que más de lo mismo que nos está hundiendo. Se pretende apagar el fuego, echándole cubos de gasolina. 

Las promesas de los candidatos a puestos electivos, presentados por los partidos o independientes, no son otra cosa que propuestas de gasto adicional, adornadas con frases inconsecuentes y tontas. En síntesis, los candidatos y los partidos nos dicen que el estancamiento de la economía se resuelve haciendo que la economía crezca. ¿No me diga usted? Nos explican que el desarrollo socio-económico sostenido y sustentable se alcanzará mediante un gobierno transparente, participativo, equitativo e inclusivo. Tal desarrollo será producto de un plan.

El plan no conllevará sacrificios para nadie. Bueno, para nadie que no sea los que ya estamos sufriendo las consecuencias del descalabro fiscal. Los que han sido despojados de sus ahorros. Los que han sido empobrecidos por vía de un esquema fraudulento que ha provocado la bancarrota del banco del gobierno. Una bancarrota que surge del desfalco permitido contra el banco por el propio dueño, v.gr., el gobierno. Los explotados hasta ahora seguirán sufriendo porque, aunque no se diga de esa forma, no cualificamos para la categoría de prioridad designada. Es decir, no somos “gente”. Por si no nos habíamos enterado, el gobierno no está para servirnos a nosotros. No, está para que nosotros le sirvamos. Hemos llegado al punto de partida. Hemos creado un tirano.  

En fin. La deuda es pagable. Lo que no es pagable es el gobierno que tenemos. Por eso, a la larga, de una forma u otra, habrá que pagar. Ahora bien, el tiempo y la demografía son crueles. Quién pague y a qué coste, aún no lo sabemos con certeza. Lo que sí sabemos con toda certidumbre es que esta vez no vendrá nadie de afuera a pagar por nosotros.

Chupémonos ésta en los que nos mondan la otra.

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Politics. Bookmark the permalink.

11 Responses to “Impagable”

  1. Emilio J. Arsuaga says:

    El problema fiscal q tiene la isla ha sido causado por el exceso de gastos del go bierno q no se controla y por estar cogien do prestamos para hacer mas facil el cua dre de presupuestos. Esto en vez de mantener los gastos por debajo de los in gresos, como Regla de Oro.
    PR no presupuesta para inversion en sus infraestructura y sus empresas locales, pero si le fascina dar creditos contribu- tivos a empresas 936 y foraneas que se llevan sus dineros fuera de PR y nunca ayudan las empresas locales.
    PR no tiene cariño ni respeto por sus ciudadanos ni sus locales. Prefiere abrirle puertas y darle todo a extranjeros en exi- lio y compañias extranjeras que expri men el pais y se llevan su capital fuera de aqui.
    Este es un pais de traidores en los que no se pde confiar!
    Jet Blue time! No hay remedio!

  2. Alex Vallecillo says:

    Correcto Dr. Gutierrez “el gobierno no esta para servirnos a nosotros. No, esta para que nosotros
    le sirvamos” El gobierno no respeta a sus ciudadanos, solo se nutre de ellos. Cuando se sigan yendo, el gobierno colapsara.

  3. Carmen Disz says:

    El articulo esta muy Bueno pero el gob hace Lo que le sale del forroEs imperdonable Lo que esta pasando y estamos como hipnotisados y no protestamos

  4. Dr., su análisis es muy lúcido. ¿Tendremos remedio?

  5. Tito Stevens says:

    Dr. Gutiérrez, I truly feel sorry for your situation. I don’t claim to have foreseen what has happened but after just two years (2007-2008) on the island after having left 21 years before, I couldn’t take it anymore. The fact that I got screwed by SSS because they gave me the runaround for two years because I had Blue Cross of Massachusetts was just the beginning. I made a list of pros and cons about staying or returning to Massachusetts and there weren’t but three things that would have kept me there and more than 30 reasons for leaving. I know it’s not right to say NEVER, but, remembering what it was like when I grew up in the 40s, 50s and 60s and what it has become, I don’t ever want to return.

  6. Jorge. Asad says:

    Si a usted y un grupo de economistas les hubieran sido consultado,que diferente fuera la situación económica. Políticos haciendo el trabajo de los economistas

  7. eddie says:

    Don Tito:
    I too grew up during the 40s, 50s and so on… and I can’t say that those years were any better than the present. Things were different in many aspects, but better, I would say no. Perhaps the situations that you encountered during those two years in which you tried to adjust to our way of doing things were not enough. I can understand that it’s human nature to resist change, especially if there is no will to adjust to those changes. However, I’m very happy for you that you are finally back “home”. By the way, I know that geriatrics services there are much better than here, and that alone is a good reason to stay where you are. Good Luck

  8. Pingback: “Impagable” – La Gran Mentira de AGP siguiendo a sus Asesores Chavistas | Estado51PRUSA.com — PR sin USA, No es PR; USA sin PR, No es USA.

Leave a Reply