La Causa de la Crisis

Un número significativo de colegas se expresan a diario de conformidad con la teoría que coloca en lugar central y causal un cambio de status de relación entre Puerto Rico y los Estados Unidos (EEUU). De hecho, plantean que la solución al problema económico de la isla está precisamente en la determinación que finalmente tome Puerto Rico con relación al status. He diferido de ese planteamiento. El asunto es tan neurálgico para los puertorriqueños que entrar en la temática conlleva riesgos. De ahí que muchos lo evaden y otros lo abordan utilizando un estilo preñado de frases que ayudan poco al entendimiento y menos aún a la acción al respecto. En esta ocasión me arriesgo a entrar en el asunto desde la perspectiva de un economista.

El primer punto que deseo enfatizar es que la crisis fiscal y la bancarrota del gobierno de Puerto Rico no han sido causadas por la condición territorial, ni por el arreglo de autogobierno al que advino Puerto Rico a principios de la década del 1950. El problema económico de Puerto Rico surge de una insuficiencia crónica de capital. Esa insuficiencia impide que la producción alcance niveles que sostengan un estándar de vida consistente con los niveles de consumo al que nuestra población se acostumbró durante décadas de dependencia. Consumo y dependencia financiada por un creciente flujo de fondos federales que han servido para subsidiar un estándar de vida que nuestra economía no puede sostener. El problema económico de Puerto Rico consiste, pues, en un desfase entre la demanda y la oferta agregada.

El problema fiscal surge del “remedio” que hemos intentado aplicar. El “remedio” ha consistido en aplicar un estimulo creciente a la demanda agregada para estimular el gasto de consumo. La insuficiencia de capital que limita nuestra capacidad de producción fue ignorada en la medida que se recurrió a la financiación del gasto del sector público. Con el tiempo, la ciudadanía llegó a contar con los recursos que sostienen el gasto de gobierno como un derecho. Más aún, como un flujo de liquidez ilimitado. 

Pero todo tiene un limite. El limite estuvo plasmado en la constitución del Commonwealth desde su aprobación. La constitución estableció un límite cuantitativo al servicio de la deuda que Puerto Rico asumiría. La constitución estableció, además, una prelación de pagos para establecer prioridades en caso que la prudencia fuera evadida y lo peor ocurriera. Esa prudencia fue circunvalada por el gobierno de Puerto Rico de forma creativa y continua. Así llegamos a la insolvencia.El gobierno, en manos de los partidos políticos, recurrió a todo tipo de trucos para continuar gastando más de lo establecido por los límites constitucionales. Eventualmente la irresponsabilidad nos trajo a la bancarrota. Bancarrota viabilizada por fiat congresional. Con ese fin, el Congreso otorgó al territorio una capacidad de “protección” frente a sus acreedores que no tienen los estados de la federación.No obstante, el discurso político no cambia. Continuamos en negación. Nos empeñamos en asumir el papel de víctimas. Buscamos culpables hasta debajo de las piedras. No encaramos las consecuencias de nuestra irresponsabilidad. Para muchos, el culpable es el status. Para algunos, el remedio infalible es la descolonización inmediata.

Ahora bien, ¿cómo se explica la bancarrota de otras jurisdicciones? Por ejemplo, países soberanos cómo Méjico, Argentina, Grecia, Indonesia, Venezuela; ciudades de los EEUU como Nueva York, Stockton, Detroit, Washington, D.C., Miami. ¿Cómo se explica el impago de obligaciones a que se vió forzado en años recientes, el gobierno de California? 
No, en lo referente a nuestra actual precariedad, el status es sólo una variable en una correlación espuria carente de causalidad. En otras palabras: la causa de la crisis fiscal y el fracaso financiero se encuentra en el populismo que impulsa y alimenta la irresponsabilidad de los gobiernos. Ese es el denominador común en todos los casos mencionados anteriormente.

El cambio de status habrá que proponerlo y defenderlo en sus propios méritos. Plantearlo como causante y remedio infalible a la bancarrota del estado no está respaldado por la experiencia histórica. Además, se corre el riesgo de que, de obtenerse por la razón equivocada, provoque un descalabro peor del que estamos abocados a sufrir durante la próxima década.

(Publincada por El Nuevo Día hoy 11 de julio de 2017 en su sección OPINION, página 38 de la edisión impresa.) 

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Economics, Government, Politics. Bookmark the permalink.

2 Responses to La Causa de la Crisis

  1. realfactchecker says:

    Dr. Gutierrez,
    I agree with you 100%.

    It’s not about “statehood,” or “independence.”
    Rather it is about government corruption that led the island into a state of dependency.
    Why work when you can get your daily needs taken care of, “for free?”

    The question is how do we get citizens off their couches and back to work.
    How do we attract capital?

    Acts 20 and 22 are a start.
    Capital is flowing into the island and left unfettered will become an avalanche, lifting PR out of its morass.

    As I tell my friends, come to PR…and not Mexico.
    No customs.
    No immigration.
    Duty-free shopping.
    Beautiful people, beaches, mountains, and resorts.
    And best of all, you can drink the water.

    With everything that the island has going for it, I believe that it can rise above its problems.

    The Puerto Rican people deserve a chance to show that they will work if opportunities are offered here rather than in Florida or New York..
    Thank you for saying it so clearly.

  2. Tito Stevens says:

    ¿Como explico la bancarrota de otras jurisdicciones? México, Argentina, Grecia, Indonesia, Venezuela — socialismo. Ciudades de los EEUU como Nueva York, Stockton, Detroit, Washington, D.C., Miami. ¿Cómo se explica el impago de obligaciones a que se vió forzado en años recientes, el gobierno de California? Sencillo, todos fueron y son gobernados por un partido — el partido Demócrata.

    La causa del desmadre de Puerto Rico es una combinación de ambas cosas — el socialismo y los Demócratas con una pizca de Latinoamericanismo. Y Puerto Rico es una mezcla de todos esos sistemas tóxicos con el consumerismo de Estados Unidos. Estoy seguro que es la jurisdicción Latinoamericana con el mayor número de lugares de comida rápida.

    El socialismo comenzó a principios de los 40s bajo la gobernación del socialista Rexford G. Tugwell con el aval de F.D. Roosevelt y la ayuda de Luis Muñoz Marín. Al eliminar la industria azucarera e introducir fábricas para empleadas, el hombre se quedó sin trabajo. Luego vinieron las fábricas empleando hombres de una nueva generación pero casi todas, con excepción de las farmacéuticas desaparecieron con Bill Clinton y la eliminación de la Sec. 936 del código de rentas internas.

    Mientras tanto, en el zénit del boom entra de lleno el socialismo de los Demócratas con la Guerra contra la Pobreza de Lyndon Johnson, junto a las olas de extranjeros Cubanos y Dominicanos y el comienzo de la inundación de las drogas de Colombia y México. Eche todo eso en la mezcladora y tiene un 39.8% de la población apta para trabajar que no trabaja y un 60% trabajador/consumidor ahogado en impuestos y una economía subterránea enorme.

    Encima de todo está la malversación de fondos por personas de ambos partidos políticos principales y la forma que encontraron gobernadores de ambos partidos de darle la vuelta a la constitución con endeudamiento extra-constitucional los han llevado a que no saldrán del hoyo al menos hasta el 2040.

Leave a Reply