En el 2007…

At press conference at El Nuevo Día

Elías Gutiérrez

La Desintoxicación Necesaria

El 30 de julio de 2007 colgué un comentario en el blog que para aquella época mantenía en Yahoo! 360.  Lo reproduzco a continuación porque entiendo que sigue vigente.

Hacia la Recuperación

El Primer Paso

Para sacar a la economía de Puerto Rico del atolladero en que se encuentra metida, es necesario reconocer que el instrumento social en que ha descansado el País desde fines de la década del 1940 para ese propósito, no funciona ya como antes. El gobierno no es capaz de estimular positivamente la economía de Puerto Rico. La elefantiasis que padece el gobierno, la preeminencia de intereses partidistas en la formulación y ejecución  de la política económica, y la transformación de la economía mundial, hacen que las actuaciones del gobierno resulten mayormente ineficaces y en buena medida detrimentales. Por otro lado, la población se ha desvinculado de responsabilidades básicas trasladándolas al gobierno. La actitud del público consiste en exigir cada vez más del gobierno. La ineficiencia e ineficacia del sector público provoca frustración y resistencia, evasión del pago de los impuestos y estipendios necesarios para generar los recursos que conlleva atender los reclamos de la ciudadanía.  La situación se convierte en un tranque sin solución, v. gr., en un ¨catch 22¨.

Para salir de la encerrona será indispensable reconocer, en primerísimo término, que el gobierno, en su condición actual, no funciona. Por lo tanto, buscar soluciones que conlleven más actuación del gobierno sólo asegura el desperdicio de recursos, la frustración, la perdida de confianza en el sector público, ingobernabilidad y el cinismo ciudadano.

El Segundo Paso

Una vez reconocida la realidad fundamental será necesario escoger un curso de acción. El que se escoja tendrá que protegerse del ataque que irremediablemente surgirá del propio sector público. Los intereses creados por el gigantismo del gobierno han adquirido el poder de veto sobre las actuaciones ciudadanas. Se trata de fuerzas que incluyen: a los sindicatos del sector público; a grandes grupos de empleados no unionados que dependen de sus empleos para subsistir y que no consideran, ni por un minuto, el trabajo en el sector privado; a suplidores ¨ privados ¨ de servicios y productos; y, por supuestos a los partidos políticos que dependen para su viabilidad y existencia del subsidio electoral y del dominio del presupuesto.

El estímulo a la demanda agregada durante la menguante del ciclo económico ha sido la estrategia permanente de los gobiernos en Puerto Rico para mantener la actividad económica dentro de los límites tolerados por el electorado. Esa estrategia, consiste en la intervención del gobierno central para inyectar recursos que no tiene, a la corriente de gastos. Ya sea por vía deficitaria o por financiación a largo plazo obtenida en el mercado de bonos, el sector público estimula el consumo y la inversión. La estrategia funciona en economías que cuentan con acerbos de capital privado que en ciertos momentos no encuentran demanda para su producción. No obstante, si la política del estímulo en el corto plazo se convierte en permanente, su efectividad desaparece.

El aumento del gasto y la inversión pública, son ya ineficaces en Puerto Rico para conjurar la incapacidad de la economía para crear puestos de trabajo y elevar el estándar de vida.  El resultado de hacer permanente una política diseñada para el corto plazo en economías ricas, ha sido la creación de un sector público de  gran tamaño. El sector público absorbe recursos que pudieran dirigirse a la producción y los destruye en un esfuerzo inútil dirigido a resolver un problema que, en realidad, es causado por su propia omnipresencia. El resultado de insistir en esta ruta de acción es similar al que se da en los adictos a drogas. El sistema se les hace cada vez más insensible y requiere de dosis mayores para responder en grado menguante al estímulo.  La retirada de la droga es indispensable para la curación.  Pero el proceso de retirada incluye una etapa, muchas veces horrible, de desintoxicación acompañado de síntomas convulsivos.

Será imposible arrancar en ruta a la recuperación del empuje productivo, sin lograr un crecimiento relativo del sector privado. Es decir, es indispensable el ahorro, la inversión y, por lo tanto, la acumulación de capital privado, para comenzar el proceso de recuperación estructural. El sector privado añade valor. El sector público, con ciertas excepciones, resta valor al destruir recursos.

El objetivo estratégico se puede lograr achicando el sector público, expandiendo el sector privado o mediante una combinación de las anteriores simultáneamente. La primera opción no parece ser posible. El sector público actual ha adquirido un interés independiente del bien común en su propia permanencia y expansión. Ante una economía estancada, la expansión del sector público se realiza a expensas del sector productivo de la sociedad.

Aceite de Castor

Es necesario desintoxicar la economía –y aun la sociedad en general—de la adicción que representa el gobierno como solución a los problemas, especialmente el de la productividad. Dado que el gobierno se resiste con uñas y dientes a ir por la ruta necesaria para viabilizar la capacidad productiva, me temo que sólo una gran crisis que sacuda los cimientos de la sociedad puertorriqueña tiene el potencial de estímulo mínimo necesario para generar el liderato político que permitirá poner en marcha las dolorosas actuaciones que repararán el daño ocasionado por el populismo y la irresponsabilidad.  La experiencia de otras jurisdicciones y países así lo ha demostrado de forma repetida. No hay duda que tal crisis actuará como un purgante sobre la estructura económica del País. En corto plazo será dolorosa. No obstante, si se acomete con sabiduría, sentaría las bases para una expansión de la plataforma de producción que permitirá que Puerto Rico participe de la economía mundial añadiéndole valor y no como un mero consumidor y destructor de recursos.

 

About Elías Gutiérrez

Profesor de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico desde 1966. Nació el 3 de julio de 1942 en la ciudad de Nueva York. En 1945 se traslado a Puerto Rico. En 1964 y 1965, respectivamente, obtuvo grados de Bachillerato y Maestría en Economía de la Universidad de Puerto Rico. En 1966, cursó estudios postgraduados en Planificación Económica en el Instituto de Estudios Sociales de La Haya, Holanda. Más tarde, en 1969 y 1973, respectivamente, obtuvo grados de Maestría y Doctorado en Economía y en Planificación Urbana y Regional de la Universidad de Cornell.
This entry was posted in Economic Policy, Economics. Bookmark the permalink.

One Response to En el 2007…

  1. Norma Pena says:

    Hola, Muy atinada la radiografia. Sobre las soluciones, me pregunto, como se hace que PR sea mas productivo en realidad? Al parecer necesita de una transformacion completa pues se habla de produccion de tecnologias del conocimiento, alguna manufactura, turismo… otros hablan de siembras. Hay que producir tanto para consumir como para vender afuera. En fin, para donde sea que vayamos (direccion), hara falta mucho mas que transformar el gobierno, pero ciertamente este no ayuda actualmente. No funciona. Por eso creo que la radiografia es MUY atinada. Reducirlo solamente, “accross the board” no veo como, sin embargo, provee una solucion. Supongo que cuales partes/agencias cortar dependera de cual sea la direccion para poner a PR a producir mas. Esa es mi mayor preocupacion, pues teniendo la direccion para la transformacin economica, podemos identificar mejor como cambiar este gobierno que no funciona. Asi que yo cambiaria el orden de los pasos que usted propone. Primero, identificar la plataforma economica (direccion), luego, la estrategia de como transformar el gobierno, orientado a impulsar dicha plataforma, que podra o no incluir el reducir el gobierno, y en que medida.

Leave a Reply